Ventajas de tener un Administrador

     El Administrador de una comunidad de propietarios puede ser el mismo Presidente. La ventaja de que este cargo lo ocupe otra persona distinta radica en una doble vertiente. Por un lado el Administrador descargará de trabajo al Presidente, que en comunidades de vecinos de cierto tamaño se verá desbordado. Por otro lado, la figura del Administrador va ganando mayor protagonismo como mediador en la solución de conflictos. 

     En la mayoría de los casos, el tenerse que ocupar de los asuntos de la Comunidad de Vecinos supone un esfuerzo y una dedicación que no estamos dispuestos a realizar, ya que preferimos dedicar nuestro tiempo libre al ocio, al descanso, a nuestra familia…Todo menos hacer otro trabajo cuando en realidad ya hemos acabado nuestra jornada laboral.  Es mucho más práctico que otra persona se encargue de asuntos cómo los cobros de las cuotas, la preparación de las juntas, el encontrar a empresas de distintos sectores para que se encarguen del mantenimiento de la comunidad: limpieza, pintura, electricidad, ascensores, etc.  Es muy probable que para estos servicios se consiga mejor precio si lo gestiona un administrador, que puede gestionar más comunidades de propietarios, que si es gestionado directamente por los vecinos.

     Al vivir en comunidad y tener que compartir espacios y servicios con otras personas surgen problemas que pueden ocasionar situaciones difíciles de tratar ya que al fin y al cabo te cruzas continuamente en el portal con esas personas con las que tienes el conflicto en cuestión. Resulta más cómodo y útil encomendar esta labor a una persona ajena o externa a la Comunidad de Propietarios, que, entre otras cosas, debido a su experiencia sabrá cómo afrontar el problema de la mejor manera posible y mediará entre las partes para que se resuelva sin que la convivencia de todos se vea perjudicada.  
    

Comments are closed.